Desde los primeros paneles solares hasta los actuales, la investigación en este ámbito ha evolucionado hasta transformar este elemento en un dispositivo mucho más eficiente, barato y duradero. Si el ahorro energético que puede proporcionar en una organización empresarial el uso de energía solar es alto, lo es en buena medida por el uso de los tipos de paneles solares adecuados. El material con el que estén fabricados y su tecnología tendrán un reflejo directo tanto en el coste de la inversión que se efectúe como en el retorno de ésta en forma de ahorro energético, entre otros beneficios. 

A continuación conoceremos los distintos tipos de paneles solares que existen y destacaremos los mejores de acuerdo con su eficiencia y rentabilidad.

 

Qué tipos de paneles solares existen

La energía solar puede servir para diferentes usos, por eso no todos los paneles solares han sido concebidos y fabricados para lo mismo. Podemos distinguir entre paneles solares fotovoltaicos, paneles solares térmicos y paneles solares híbridos, que emplean tecnología tanto fotovoltaica como térmica.

  • Paneles solares fotovoltaicos: este tipo de módulos convierte la energía lumínica en energía eléctrica gracias al denominado efecto fotoeléctrico, que se produce gracias a sus células de silicio. Cuando las partículas de luz llamadas fotones impactan con el silicio rompen los electrones, de manera que algunas de ellas se liberan y dan lugar a corriente eléctrica. Los avances en la fabricación de este tipo de paneles han hecho que sus precios de adquisición se hayan visto reducidos, lo que favorece su uso en distintos tipos de organizaciones empresariales.
  • Paneles solares térmicos: estos paneles se utilizan para obtener calor cuando la energía solar se transforma. Con ellos puede calentarse el agua, alimentar sistemas de calefacción o generar vapor para mover turbinas y otras aplicaciones industriales. Los colectores solares pueden, a su vez, ser clasificados en colectores de baja temperatura (hasta un máximo de 50 ºC), colectores de media temperatura (hasta los 90 ºC) y colectores de alta temperatura (hasta los 150ºC).
  • Paneles solares híbridos: cuando se aplica la tecnología de los paneles fotovoltaicos y de los paneles térmicos se habla de paneles solares híbridos, con los que se puede obtener calor y generar electricidad al mismo tiempo. Su uso está mucho menos difundido, aunque presenta algunos beneficios que lo están haciendo cada vez más popular, como por ejemplo un menor espacio necesario para lograr rendimiento de la energía del sol.

 

Tipos de paneles solares fotovoltaicos

Dentro de la categoría de los paneles fotovoltaicos, podemos distinguir tres tipos que son los paneles monocristalinos, los paneles policristalinos y los paneles de silicio. 

 

Paneles monocristalinos

Las células monocristalinas que componen este tipo de placas son las que le dan nombre. De apariencia negra y con las esquinas recortadas en forma de chaflán, destacan por su rendimiento y por su eficiencia, la más alta de los distintos tipos de placas que podemos diferenciar. Pueden alcanzar rendimientos del 17%, aunque su coste es mayor que el de otros paneles debido a que su proceso de producción es más complejo y caro.

 

Paneles policristalinos

A diferencia de los paneles monocristalinos, los policristalinos presentan un característico color azul en varias tonalidades y sus esquinas acaban en ángulo recto. Las células son cuadradas y su color no es uniforme, ya que presenta diferentes tonos de azules. Tienen buena capacidad de absorción y un rendimiento que puede estimarse entre el 11% y el 15%. Su coste es menor que el de los paneles monocristalinos debido a que el proceso de obtención de este tipo de células es también más económico.

 

Paneles de silicio

Los paneles de silicio, llamados también paneles de silicio amorfo, tienen un coste de fabricación sensiblemente inferior a los paneles monocristalinos y policristalinos, por lo que su precio resulta también inferior. A cambio, tienen un menor rendimiento (en torno al 6-8%). Sobre una lámina de vidrio se apoya una lámina fina de silicio que es la encargada de recoger la energía proveniente del sol.

 

tipos de paneles solares

 

Cuáles son los paneles solares más eficientes y rentables

Hay tres factores principales que definen la calidad y las prestaciones de los paneles solares y, por lo tanto, también su precio de adquisición: el coeficiente de absorción de las células de la luz, la ordenación de la estructura cristalina del material de la célula y el coste de producción de los paneles.

En términos de eficiencia y rendimiento, los paneles de silicio monocristalino son la elección adecuada para cualquier tipo de instalación fotovoltaica, tanto en edificios de viviendas como en organizaciones empresariales. Los paneles policristalinos irían a continuación, mientras que los paneles de silicio o paneles de silicio amorfo son la opción menos recomendable, a pesar de que su coste de adquisición es menor.

Los mejores rendimientos se consiguen con células para cuya fabricación se haya empleado arsenio y galio de forma combinada. Este material, que destaca por su estabilidad, no necesita un gran espesor para brindar un excelente funcionamiento. Con un coste muy inferior al suyo podemos encontrar materiales de fabricación de las células como arsenio con cadmio o con cobre, y sulfuro, si bien su eficiencia y rendimiento son muy reducidos.

En cuanto al peso de los paneles, los avances técnicos en su fabricación permiten que sean cada vez más livianos manteniendo sus prestaciones. Unos avances que permiten, al mismo tiempo, el uso de materias primas recicladas para su construcción.

¿Necesitas ayuda para saber qué tipos de paneles solares con los más adecuados para tu instalación? Contacta con nosotros y déjanos ayudarte.