La energía solar fotovoltaica es, sin duda, una de las mejores opciones para cubrir el consumo de energía que realizamos a lo largo del año y reducir de manera importante la factura de energía eléctrica. Conocer las posibilidades técnicas a nuestro alcance para aprovechar al máximo su potencial nos permite entender las perspectivas de futuro que nos ofrece. Con este objetivo, analizamos los distintos tipos de instalaciones fotovoltaicas existentes.

 

Qué tipos de instalaciones fotovoltaicas existen

A continuación establecemos una clasificación de instalaciones fotovoltaicas según su conexión o no a la Red:

 

Instalaciones con conexión a Red para el autoconsumo

Son aquellos tipos de instalaciones solares usadas para reducir la factura eléctrica de un consumidor. Una de sus principales ventajas es que permiten mantener un coste productivo sin tener que preocuparse por los posibles cambios en el mercado energético. Además, se complementan con la Red de Distribución cuando la generación fotovoltaica no es capaz de cubrir las necesidades de consumo propio.

En función del uso que dan a la energía producida excedente se pueden subdividir en:

  1. Autoconsumo sin vertido a Red: son aquellas instalaciones que solamente producen la energía necesaria para el consumo. Por lo tanto, no vuelcan los excedentes a la red eléctrica. Para evitar la posibilidad de una inyección energética, se instala un sistema de antivertido que actúa de forma que solo se produce a través de la instalación fotovoltaica la energía necesaria demandada por la empresa.
  2. Autoconsumo con vertido a Red: estas instalaciones solares pueden generar más energía de la demandada para el consumo de los usuarios. En consecuencia, vierten la energía sobrante a la Red de Distribución. En el caso de instalaciones fotovoltaicas de menos de 100 kw se puede optar por venderla al precio que se pacte con la comercializadora o bien por compensar el valor económico de la energía mensualmente con la energía que se consuma de la red.

 

Instalaciones aisladas sin conexión a Red

Este tipo de instalaciones fotovoltaicas generan corriente sin conexión a la red eléctrica.  Estas instalaciones solares cuentan con placas solares, regulador de carga e inversores fotovoltaicos. Además, usan baterías para almacenar la energía creada y poder recurrir a ella cuando no hay sol, ya que están pensadas sobre todo para aquellos lugares donde todavía no existe una conexión eléctrica, la electrificación rural, las torres de telecomunicaciones y las antenas de acceso remoto. Por lo tanto, no se puede contar con la Red de Distribución para complementarlas en caso de déficit energético.

Para garantizar su efectividad, estas instalaciones deben estar dimensionadas según las necesidades de cada cliente, teniendo en cuenta la energía que va a consumir y cómo se usará.

Otros tipos de instalaciones fotovoltaicas

El bombeo solar fotovoltaico se usa en aquellos territorios de extensas zonas agrícolas con muchas horas de sol. Esta instalación está diseñada para que los agricultores aprovechen la energía del sol para suministrar agua a sus campos.

En este caso, los paneles fotovoltaicos capturan la radiación solar y la convierten en energía solar fotovoltaica de corriente continua, que pasa a través de un cuadro inversor que regula la cantidad emitida a la bomba solar que impulsa el agua.

Por otro lado, el alumbrado solar usa la energía solar obtenida para generar luz que se usa en el ámbito público. Para conseguir esto, es indispensable que se almacene la energía fotovoltaica generada por los paneles solares situados en la parte más alta del sistema de alumbrado.

 

tipos de instalaciones fotovoltaicas

 

Qué ventajas aportan las instalaciones fotovoltaicas a las empresas

Los diferentes tipos de instalaciones fotovoltaicas ofrecen diversas ventajas a las empresas que deciden invertir en ellas:

  • Los paneles solares son cada vez más económicos, por lo que no son una inversión que desequilibre a priori el presupuesto de una empresa.
  • Los costes de mantenimiento y funcionamiento de las instalaciones fotovoltaicas son muy económicos, sobre todo en comparación con las de otras energías renovables. Además, no tienen piezas mecánicamente móviles, por lo que hay menos roturas y desciende el número de reparaciones.
  • Las instalaciones fotovoltaicas son totalmente silenciosas, por lo que no causan problemas en su entorno. Además, son fáciles de instalar.
  • Son una solución eficaz a los picos de demanda de energía, ya que coincide con la energía que se necesita para enfriar los paneles fotovoltaicos
  • La energía solar solamente depende de la naturaleza. Por lo tanto, podemos acceder siempre que queramos a ella y es abundante. Nunca tendremos problemas de suministro en ninguno de los tipos de instalaciones fotovoltaicas.

Finalmente, y aunque no afecta de manera específica a las empresas, no podemos olvidarnos de una de las ventajas más importantes de las instalaciones solares: proporcionan energía limpia y ecológica que no emite gases de efecto invernadero. Por lo tanto, respetan el medio ambiente

 

Grupo Turelectric, expertos en todo tipo de instalaciones fotovoltaicas

En Grupo Turelectric tenemos más de 30 años de experiencia en todo tipo de instalaciones del sector eléctrico. Trabajamos en los campos de la Alta y Baja tensión, Prefabricados de Hormigón, Oficina Técnica y Asesoría Energética, siempre respetando los más altos estándares de trabajo tanto en la gestión ambiental como en la de la calidad, siguiendo respectivamente las normas UNE-EN ISO 14001 y UNE-EN ISO 9001:2008.

Una de nuestras especialidades es la instalación de todos los tipos de instalaciones fotovoltaicas. Contamos con los recursos humanos y técnicos para llevar a cabo proyectos de:

  • Fotovoltaica aislada
  • Fotovoltaica de autoconsumo (aplicable en el uso industrial, terciario y agrícola)
  • Huertos solares
  • Bombas de riego solares
  • Cubiertas solares

Además, nuestros profesionales realizan a posteriori el mantenimiento y seguimientos de todos los tipos de instalaciones fotovoltaicas de nuestros clientes, para garantizar su buen estado y la optimización de su uso.

En definitiva, la energía solar es una de las opciones más ecológicas, eficaces y económicas a nuestro alcance para procurar el suministro adecuado de energía tanto a instalaciones industriales como a viviendas. En todos los casos procura una reducción de consumo eléctrico, ya sea actuando como abastecedora única o como complemento energético. Contar con profesionales experimentados en todos los tipos de instalaciones fotovoltaicas es esencial para que podamos sacar el mayor provecho a esta energía con grandes perspectivas de futuro.