El sector fotovoltaico ha resistido la complicada situación económica derivada de la pandemia de la COVID19 y ha mostrado la resiliencia del sector. Según los datos registrados por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), en 2020 en España se instalaron 596 MW de nueva potencia fotovoltaica en instalaciones de autoconsumo, lo que supone un incremento del 30% con respecto al año pasado.

Por su parte, el sector industrial y comercial se estabilizan en un 56% y un 23% respectivamente, ya que el desarrollo en estas áreas ha dependido de cómo se han visto afectadas por la pandemia.

Y estos datos podrían mejorar durante el 2021 debido a las ayudas en forma de programas vinculados al Plan Nacional de Recuperación Económica puestas en marcha por el Gobierno de España. Este plan prioriza, entre otros aspectos, el cuidado del planeta y la transición hacia un país más verde y sostenible. Para ello, se recogen ayudas por valor de 5.390 millones de euros para la promoción de las energías renovables, la eficiencia energética y la movilidad sostenible.

Esta cantidad se materializará en ayudas por valor de 660 millones de euros destinadas al autoconsumo, el almacenamiento detrás del contador y la climatización con energías renovables. Estas cantidades presupuestas podrían ir aumentándose a medida que se vayan ejecutando los proyectos por parte de las Comunidades Autónomas. Estas ayudas se destinarán principalmente:

  • Realización de instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovables, en el sector servicios, con o sin almacenamiento (120 millones).
  • Realización de instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovable, en otros sectores productivos de la economía, con o sin almacenamiento (175 millones).
  • Incorporación de almacenamiento en instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovable, ya existentes en el sector servicios y otros sectores productivos (45 millones).
  • Instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovable, en el sector residencial, las administraciones públicas y el sector terciario con o sin almacenamiento (215 millones).
  • Incorporación de almacenamiento en instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovable, ya existentes en el sector residencial, las administraciones públicas y el tercer sector (5 millones).
  • Realización de instalaciones de energías renovables térmicas en el sector residencial (100 millones).

 

¿Qué suponen estas ayudas para el sector fotovoltaico?

Estas ayudas son clave para mejorar la rentabilidad de las instalaciones y reducir los periodos de amortización. En el caso de la energía solar fotovoltaica, las ayudas podrán abarcar desde un 15% del presupuesto para las grandes empresas hasta un 45% en el caso de las PYMES. Por su parte, los particulares podrán beneficiarse de un 40% del presupuesto del proyecto. Por último, las Administraciones Públicas podrían disfrutar de una subvención de hasta el 70%.

Teniendo en cuenta estos porcentajes de subvención, los tiempos de amortización se acortan sustancialmente, que se situaría entre los 4 años y medio y los 7 años; con una rentabilidad que escalaría desde el 14% hasta el 22%.

Además, se debe tener en cuenta también que en las instalaciones fotovoltaicas se han mantenido los incentivos fiscales en los impuestos locales, por lo que las estimaciones de amortizaciones podrían, incluso, reducirse si se tiene en cuenta todo el componente fiscal.

Si quieres más información, en Turelectric nos encargamos de realizar todo el estudio de viabilidad para asesorarte en todas tus dudas